9 Saltos en Nicaragua, regalos de la naturaleza

La naturaleza corta el camino de los ríos bruscamente, formando uno de los espectáculos más bellos del mundo como son los saltos

Nicaragua es uno de los países más ricos en recursos naturales de Centroamérica, cuenta con uno de los lagos de agua dulce más grandes del mundo y varios de los ríos más largos del istmo, por eso, a lo largo de su accidentada geografía, de la cima de macizos montañosos nacen decenas de ríos que riegan los valles y circundan ciudades en su eterno viaje hacia el mar o los grandes lagos.

A muchos de estos ríos, en su trayecto, la naturaleza les corta el camino bruscamente, formando uno de los espectáculos más bellos del mundo como son los saltos, también conocidos como cascadas o cataratas. Algunos de estos saltos, son tan altos, que sus aguas al caer se dispersan y forman una especie de cortina blanca, casi transparente, cuya agua se siente como deliciosa brisa.

En otros casos, el torrente de agua es más intenso, forma pozas y pequeñas lagunas que son un deleite para los que tienen el privilegio de llegar hasta estos lugares, que por lo general  están en la profundidad de la montaña.

Existen diferentes tipos de saltos, de acuerdo a la altura y lo abrupto del terreno por donde se desplazan los ríos. Por ejemplo, aunque no son saltos, en río Bocay existen rápidos, (piedras sobre la corriente del cauce que producen burbujas al chocar con  estas que alcanzan mediana altura, las que durante el invierno casi no se perciben, igual que en río San Juan a la altura de El Castillo. En cambio, en el río Coco, estos son más pronunciados y más peligrosos para los viajeros que lo recorren en pipantes. Aquí hay varios rápidos que obligan a los viajantes a bajarse de las canoas e incluso cargar estas embarcaciones para evitar que se destruyan entre los peñascos.

También existen los grandes saltos, esos que nacen en las hondonadas de las cordilleras de pinos y robles del norte y centro de Nicaragua. Son cascadas de todo tiempo, que mantienen su caudal porque son de difícil acceso y porque su entorno no ha sido alterado por la mano del hombre.

El Salto el Jaguar, Jinotega.

 

El Salto de El Corozo, Juigalpa.
El Salto de la Culebra, Diriamba.
El Salto El Rosario, Murra, Nueva Segovia
El Salto la Estanzuela, Estelí.
El Salto de Los Jarquines, Tipitapa.
El Salto la golondrina, río Blanco.
El Salto la Patasta está ubicado en Pueblo Nuevo.
La cascada de San Juan, también conocida como Salto El Zopilote.

 

 

 

Deja un comentario